Traductor

Buscar en este blog

miércoles, 26 de abril de 2017

Julia de Burgos, una poeta ajena a movimientos y escuelas.

LLUVIA ÍNTIMA


Las calles de mi alma andan desarropadas.
La emoción va desnuda tras la sombra acostada del anhelo.
Hay vientos azotando cercano a mi conciencia.

El cielo de mi mento amenaza estallar,
para soltar el hondo dolor amontonado en noches inocentes,
sobre el otro dolor de ser ola sin playa donde reposar lágrimas.
Mi dolor va vendado de llanto entre mis ojos,
busca mares de espíritu donde navegar íntimos
                                                                                   motivos de tragedia,

                                                        quiere crecer, crecer,
                                                        hasta doblarme el grito,
                                                        y derrumbarme en ecos por la tierra.

 

viernes, 21 de abril de 2017

Apoyo a una tenaz emprendedora.

https://www.onceuponacopy.com/servicios/

Soy Laura, madrileña viviendo a
medio camino entre la paz de las
montañas tirolesas y la caña de una
ciudad como Madrid. Además también
soy Publicista especializada en
copywriting para marcas
bonitas como la tuya.

Siempre he creído que las palabras
mueven el mundo y soy firme detractora
de aquel dicho de "las palabras se las
lleva el viento". 

jueves, 20 de abril de 2017

La existencia desnuda. El hombre en busca de sentido, de Viktor E. Frankl.

Quiero recomendaros vivamente una pequeña joya literaria escrita por Viktor E. Frankl,  El hombre en busca de sentido. Libro autobiográfico, relata la desgarradora existencia en el campo de concentración de Auschwitz y, en la parte segunda del libro, explica como el autor a partir de sus vivencias   descubrió la llamada Tercera Escuela Vienesa de Psicoterapia, la Logoterapia. Las otras dos Escuelas Vienesas de psicológica son el psicoanálisis de Sigmund Freud y la psicología individual de A. Adler.

La logoterapia es una terapia existencial que como vemos por el título  del libro,  basa su filosofía en la busqueda del significado de la existencia humana aún en las condiciones más abversas. Es la libertad, la actitud personal que cada uno toma frente a las circunstancias, la capacidad de elegir.

Vivir, sufrir, sobrevivir.... Leedlo, os impactará.  

lunes, 17 de abril de 2017

Cuento de Félix Rubén García Sarmiento para niñas (y niños) que aún quieren ser princesas.


Buenas tardes amigos.
Os transcribo este precioso juego de transposiciones que en triste tarde soleada levanta el ánimo de este contristado bufón en los lunes de hastío. Conclusión: en los lunes aburridos leo poesía. O cuentos. O ambos.

  La princesa está triste. ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.
    El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales
y, vestido de rojo, pirueta el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión.
   ¿Piensa acaso en el príncipe de Golconda o de China,   
o en el que ha detenido su carroza argentina
para ver de sus ojos la dulzura de luz,
o en el rey de las Islas de las Rodas fragantes,
o en el que es soberano de los claros diamantes,
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?
   ¡Ay! La pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de Mayo,
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.
   Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Ya están tristes las flores por la flor de la corte,
los jazmines de Oriente, los balumbos del Norte,
de Occidente, las dalias, y las rosas del Sur.
   ¡Pobrecita princesa de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
en la jaula de mármol del palacio real;
el palacio soberbio que vigilan los guardas,
que custodian cien negros con sus cien alabardas,
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.
   ¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!.
(La princesa está triste, la princesa está pálida.)
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!
¡Quién volar a la tierra donde un príncipe existe
(la princesa está pálida, la princesa está triste)
más brillante que el alba, más hermoso que abril!
   -Calla, calla, princesa -dice el hada madrina-;
en caballo con alas hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con su beso de amor.


Perderos en los exquisitos jardines orientales buscando a personajes de cuentos o pretender al Caballero del Cisne... Su lectura requiere de cierto sosiego para su comprensión. 


Pero, si eres o prefieres ser una niña o un niño malo, recread con este poema de Charles-Pierre su mundo de perversión, sensualidad y destrucción para abrazaros al mal.

LA DESTRUCCIÓN

A mi lado se agita sin cesar el Demonio;
flota en torno de mí como un aire impalpable;
lo trago y siento cómo abrasa mis pulmones
y los llena de un ansia sempiterna y culpable.

Toma a veces, pues sabe de mi amor por el Arte,
la forma de la más seductora mujer,
y, adoptando especiosos pretextos de adulón,
acostumbra mis labios a los filtros infames.

Así me lleva, lejos de la vista de Dios,
jadeante y rendido de fatiga, hasta el centro
de los llanos del Tedio, profundos y desiertos,

y arroja ante mis ojos de mirada confusa,
vestiduras manchadas, heridas entreabiertas,
¡y el sangriento aparato de toda Destrucción!

jueves, 13 de abril de 2017

Prefiero a mi periquito John Wayne antes que a Juan Salvador Gaviota.

Contraportada del libro Juan Salvador
 Gaviota, de Richard Bach.
Ediciones B, 2016.
Tengo un periquito al que bauticé como John Wayne. Es de color azul cielo, porte altivo y carácter apacible. (Por cierto, no quisiera decepcionar a nadie pero la verdadera inscripción del epitafio en la lápida del actor norteamericano no es "Feo, fuerte y formal", sólo es una de tantas leyendas urbanas). Pues bien, mi periquito vuela libremente por la casa, aunque el acota el espacio, salvo esporádicas y veloces incursiones al salón, a una habitación azul donde esta situada la jaula que cuando hace sol traslado a la ventana. Es un ave sin pretensiones, pragmática porque, a veces, olvido cerrar la puertecita de la jaula cuando la dejo en la ventana y teniendo la posibilidad de echar a volar y no volver mas no lo hace. No es nada espiritual como tampoco lo eran los personajes que interpretaba John Wayne. Es sólo un pajarito alegre y feliz con su existencia.

Juan Salvador Gaviota es otra cosa. Este pájaro, a veces carroñero y agresivo en la realidad, es en esta novela corta (de lectura larguísima) la personificación de cualquiera de nosotros con nuestras cualidades humanas, y cuyo comportamiento pretende ser moralizante. Casi desde el principio, cualquier lector mínimamente avispado, se da cuenta de que la novela desprende cierto tufillo pseudo-religioso que, según avanza, se hace más evidente y palpable. La novela esta acertadamente dividida por Richard Bach en tres partes bien diferenciadas, aunque la edición que yo he leído (ver foto) tiene cuatro. No os voy a hacer un análisis lingüístico de la obra ni siquiera un resumen sólo daros mi opinión y picaros para que quien no la haya leído la lea y, para los que sí, conocer vuestras opiniones y debatirlas.

John Wayne






( Hago un inciso para deciros que mi periquito se ha escapado mientras escribo estas líneas..... he dudado en seguir escribiendo la reseña o pasar directamente a tragarme mis propias palabras, pero ya puestos.... igual es una señal para cobrar conciencia de mi propia estupidez... pero sigamos ).


Juan Salvador Gaviota es El Salvador pero sin un Cielo como referencia. El autor a través del personaje viene a enseñarnos que nosotros somos nuestro propio dios y no necesitamos creer (fe) en otra cosa que no sea el poder de la propia voluntad y deseo, tan poderosos estos, como para hacernos viajar en el tiempo (¿viaje astral?) y permitir el poder de comunicarnos con otras personas sólo con la mente (telepatía). Superación personal para alcanzar la perfección que nos hará libres. Seguir nuestros propios sueños buscando algo más que lo material sin importarnos la opinión de los demás o la presión social, a través de la motivación y el sacrificio (incomprensión y soledad cuando es exiliada por el resto de la bandada por no seguir las reglas establecidas). 

Juan Salvador Gaviota, obsesionado con alcanzar la perfección en el vuelo, después del exilio impuesto por la Bandada por no conformarse con volar de forma simple sin otro motivo que el sustento diario, regresa a la Tierra con la intención de enseñar a otros exiliados el arte de volar, y por ende, el de la perfección y el conocimiento de la verdad. Entre estos dos periodos de tiempo, el exilio y el regreso, Juan experimenta una especie de revelación y se transporta a un lugar lleno de otras gaviotas que le ayudarán a alcanzar la perfección y donde, a su vez, sentirá el deseo de trasmitir esos conocimientos aprendidos a otras gaviotas con sus mismo anhelos e inquietudes. Vaya, regresa de la luz.

Podemos leer pasajes que recuerdan asombrosamente a otros de la Biblia donde Juan Salvador Gaviota sería Jesucristo, El Salvador o Maestro, y las aves aprendices sus discípulos pero sin Cielo; tenemos milagros como el de la resurrección de Pedro Pablo Gaviota o la curación de Esteban Lorenzo Gaviota; expresiones como "camino de la luz" y pasajes tan reveladores como el siguiente:
   "Al amanecer había cerca de mil aves en torno al círculo de alumnos, mirando con curiosidad a Esteban. No les importaba si eran vistos o no, y escuchaban, tratando de comprender, a Juan Gaviota.
   Habló de cosas muy sencillas: que está bien que una gaviota vuele, que la libertad es la esencia misma del ser, que todo aquello que impida esa libertad debe ser eliminado, sea un ritual, una superstición o una limitación en cualquiera de las formas."
O estas palabras en pico de Chiang, la Gaviota Mayor, cuando Juan le pregunta acerca del cielo:
"-Chiang, este mundo no es el verdadero cielo, ¿verdad?....
-No, Juan, no existe tal lugar. El cielo no es un lugar, ni un tiempo. El cielo consiste en ser perfecto.... " 
Y, por si hubiera dudas sobre el sentido tendencioso del libro hacia estas nuevas creencias (que no religiones), batiburrillo inconexo de elementos de otras religiones, parece ser que Richard Bach declaro que las palabras para escribir el libro le llegaron en visiones y, por lo tanto, en cierto modo él no es el autor del libro aunque lo escribiera. En definitiva, es una clara y abierta crítica al cristianismo.


¿Es nuestra gaviota existencialista?. Para no extenderme más en la crítica os dejo con el alegato final del libro El existencialismo es un humanismo, que Jean-Paul Sartre escribió para defenderlo:
     "De acuerdo con estas reflexiones se ve que nada es más injusto que las objeciones que nos hacen. El existencialismo no es nada más que un esfuerzo por sacar todas las consecuencias de una posición atea coherente. No busca de ninguna manera hundir al hombre en la desesperación. Pero sí se llama, como los cristianos, desesperación a toda actitud de incredulidad, parte de la desesperación original. El existencialismo no es de este modo un ateísmo en el sentido de que se extenuaría en demostrar que Dios no existe. Más bien declara: aunque Dios existiera, esto no cambiaría; he aquí nuestro punto de vista. No es que creamos que Dios existe, sino que pensamos que el problema no es el de su existencia; es necesario que el hombre se encuentre a sí mismo y se convenza de que nada pueda salvarlo de sí mismo, así sea una prueba válida de la existencia de Dios. En este sentido, el existencialismo es un optimismo, una doctrina de acción, y sólo por mala fe, confundiendo su propia desesperación con la nuestra, es como los cristianos pueden llamarnos desesperados."
Detesto los libros con truco, con trampa (excepto los que esconden una cajita de caudales o una coqueta pistolita entre sus hojas), por su falta de honradez. Además, no me gustan los libros y películas donde los animales hablan, ¿verdad hija ;-)?.

Lo dicho, amigos, prefiero al traidor de mi periquito, al que deseo lo mejor, que a la mística Gaviota y su rollo New Age. Y para Gaviota la de Fernán Caballero, algo golfilla eso si...

¡Feliz Semana Santa a todos, y para los católicos pasión, dolor y gozo!


Un abrazo amigos.
Andrés.

martes, 11 de abril de 2017

La Misa de las Tinieblas.

Intimamente unidas en estos días, la pasión y el dolor forman parte de la Semana Santa y moldean el caracter de los españoles. La pasión de un hijo y el dolor de una madre se representan por las calles de nuestra moderna España.

Particulamente curiosa resulta la Misa de las Tinieblas, oficio celebrado a oscuras, de miércoles a viernes santo y oficiada en latín, en el Oratorio de la Escuela de Cristo de Sevilla. Promovida por la fundación UNA VOCE Sevilla, y miembro de la Federación Internacional Una Voce creada en 1967 para promover el uso del latín, el canto gregoriano y la polifonía sagrada. Recordemos que el idioma "oficial" del Vaticano es el latín.... Esta es una de las cosas que tengo pendientes por hacer, asistir a este oficio.

Aquí os dejo el enlace por si os ha picado la curiosidad y os interesa asistir o simplemente saber más sobre esta asociación:



La Tierra Hueca. Consejo al plantar un árbol.

Hace unos días escuché por primera vez hablar sobre la teoría de la tierra hueca (Hollow Earth) y la vida intraterrestre. Por si estás tan despistado como yo, te diré que no es coña.

Ya tenía de sobra mi justito intelecto con discurrir sobre la existencia o no de vida extraterrestre (esta palabra sí está en la RAE) que ahora, además, tengo que destinar recursos a la teoría de la tierra hueca y a la posible existencia de vida intraterrestre debajo de nuestros pies. Y no puedo evitar pensar en la profundidad del hoyo cuando hace unos días planté un granado en el huerto del pueblo... ¡escalofríos me vienen!. En la próxima ocasión, tenedlo en cuenta, lo haré menos profundo no vaya a ser que...

Bueno, yo os lo cuento, vosotros juzgáis y que cada cual saque sus propias conclusiones... Ah, y no estoy hablando de la fauna edáfica, es decir, de las hormigas, ciempiés, topillos y algún otro animalejo que viva bajo el suelo.


Foto del Polo Norte tomada por el Satélite ESSA-7 el 23 de noviembre de 1968.

La teoría no es nueva. El contralmirante y piloto estadounidense Richard E. Byrd escribió una bitácora o diario  que comenzaba con el vuelo que realizó en el Polo Norte en el año 1947, donde relataba el descubrimiento de un nuevo mundo entre los dos polos con dos aberturas en ellos, norte y sur, y un mundo en su interior con montañas, rios e incluso un sol. La autenticidad de este diario está aún por demostrar, pero si tenéis curiosidad podéis buscarlo en internet donde aparece por doquier. Algunos investigadores aseguran que en anteriores viajes descubrió una entrada a este mundo interno e incluso que llegó a penetrar por ella. Pero el debate venía de lejos, desde la antigüedad, y retomado en el siglo XVII por científicos como Edmond Halley, hasta nuestros días. Y por supuesto, los nazis también estuvieron en este fregao, como no. Pero esa, como tantas otras leyendas sobre el nazismo, son historias que no contaré.

Por otro lado, distintas religiones y culturas hablan de un mundo bajo nuestros pies, no sólo el infierno de los cristianos, también de seres que emergían de ciudades bajo la tierra. Todo esto a hizo volar la imaginación de muchos escritores (¿o sería al contrario?) que han relatado en sus cuentos y novelas de ficción mundos subterráneos y razas desconocidas. El más conocido, claro está, es Viaje al centro de la tierra de Julio Verne, pero hay otros muchos como Poe y Lovecraft.

No quiero extenderme más (sólo picar vuestra curiosidad) porque la documentación tanto escrita como por internet es muy abundante aunque, ya sabéis, hay que separar el polvo de la paja.  Personajes tan variopintos como el mencionado Richard E. Byrd, William Reed, Marshall Gardner o Lady Paget Walburga ya en el siglo XIX, postularon diferentes teorías alrededor de la misma idea, el mundo interior de la Tierra. Tampoco he hablado de la raza alienígena que supuestamente poblarían, según alguna teoría, una vasta red de túneles; tampoco de la conexión de estos seres con extraterrestres superiores; o de las famosas prospecciones en la corteza terrestre y de las distintas expediciones a la Antártida. Como veis el tema da mucho de sí. 


Os dejo una breve bibliografía de referencia:

- El fantasma de los polos, de William Reed.
- El planeta Eris y el calentamiento global, de Cristian Negureanu y Marialba Baez.
 - Artículo y fotos del satélite ESSA-7 publicados por la revista Flying Saucerts, cuyo editor era el ufólogo Ray Palmer.
- Mundo subterráneo, de Grace Morales, Josep Lapidario y Javier Calvo, entre otros autores.
- Mundos más allá de los polos, de F. Amadeo Giannini.
- Las Aventuras de Arthur Gordon Pym, de Edgar Allan Poe.
- La sombra más allá del tiempo, de Lovedraft.
- Mil kilómetros abajo, de Félix Baltanás.
- El proyecto Gaia, de Hwee-Yong Jang.
- Mundus subterraneus, quo universae denique naturae divitiae, de Athanasius Kircher.
- Artículo "Vida y obras en el centro de la Tierra" de Patricio Pon, publicado en el diario El País el 25 de enero de 2016.


Poesía

Porque acudo al teatro

Desde mi butacón en penumbra, si entorno adecuadamente los ojos, vislumbro luminosos días de libertad. Veo trasparente lo opaco, y sollo...